Candy Bar de Naia

Hoy ha sido un día muy especial para nosotros, hemos bautizado a la pequeña Naia. Una pena que el tiempo no nos acompañara, llovió e hizo mucho viento, aún así, pudimos disfrutar de una comida típica suiza y como no de unos dulces riquísimos.

Durante varias semanas rondaba por mi cabeza la idea de montar una mesa de dulces para el bautizo de Naia. Me apetecía hacer algo especial y bonito para su gran fiesta, su primera fiesta. Al final sin pensarlo dos veces, sabiendo que una vez más podía contar con la ayuda de mi hermana, nos pusimos las dos al lío. La verdad que hacemos un buen equipo, ella se preocupa más por la parte dulce y yo me decanto más por la decoración.

Ahora bien, mi presupuesto era un poco ajustado, pero aún así, me he dado cuenta que con poco y si te gustan las manualidades como a mi, puedes conseguir algo precioso como en esta ocasión.


Botes de cristal adornados con puntillas y lazos, un árbol elaborado con papel crepé y para dar un toque más personalizado, letras de madera forradas con papeles de diferentes motivos y colores, formaron parte de la decoración de la mesa de dulces.

Tonos claritos entre rosas, cremas y blancos le dieron ese toque romántico y sensible, una sensación de ternura es lo que quise transmitir. Entre árboles rodeado de verdes y flores bonitas era el sitio que habíamos elegido para nuestra mesa de dulces, pero el tiempo no nos lo permitió, por lo que en último momento tuvimos que improvisar.

Os dejo unas imágenes del Candy Bar de Naia, espero que os gusten.






Una vez más quiero dar las gracias a mi hermana, porque esta vez se ha superado con creces, horneando para un montón de gente. Y se pudo comprobar que todo estaba riquísimo porque no quedó ni un dulce.

Espero que os haya gustado, desde luego ilusión no nos ha faltado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario